Lunes a Viernes de: 09:00 a 20:00 horas (56)9 6192 3942

Estudios

Damos la Bienvenida

Áreas de trabajo Con padres, familias e Instituciones

Brindamos atención psicosocial, preocupados activamente en apoyar a tu hijo o hija Trans* e Intersex y respetando la diversidad

Padres
100%
Contacto Asesoría / Acompañamiento
Trabajo directo

Brindando asesoría y capacitación a padres, tutores y familia, potenciando habilidades y acompañando en los procesos

Haz tu consultaDetalles
Niños
Niñas
100%
Evaluación Acompañamiento Derivación
Profesionales Capacitados

Evalúan a menores de edad en condición de Transexualidad, brindando la estabilidad emocional que se requiera

Haz tu consultaDetalles
Jóvenes
100%
Evaluación Compromiso Crecimiento
Cambios físicos y emocionales

El apoyo emocional permitirá brindar seguridad en la toma de decisiones en esta etapa, bloqueadores, hormonas, cirugías

Haz tu consultaDetalles
Las
Familias
100%
Acompañamiento Visitas Intervención
Asesoría familiar

Fortalecer lazos sumado al compromiso familiar, permite estabilidad emocional y mejora el ambiente del hogar

Haz tu consultaDetalles
Amigos
Vecinos
100%
Fortalecer Habilidades Sociales
Cuantas amistades tienes ?

Potenciar las habilidades sociales, es una tarea necesaria que brinda seguridad, eleva la autoestima, fortalece vínculos y valores

Haz tu consultaDetalles
Jardín
Infantil
100%
Juegos Preguntas Acompañamiento
Primera Infancia

Dice sentirse diferente y asume un rol contrario a su sexo; póngase en contacto y asesoraremos

Haz tu consultaDetalles
Colegio
Liceo
100%
Capacitación Talleres Lectura
Capacitamos a docentes

Adquirir conocimientos sobre NNA en situación de Transexualidad e intersex es necesario para el trabajo en el aula

Haz tu consultaDetalles
Salud
Emocional
100%
Evaluación Asesoría Herramientas
Profesionales capacitados

Iniciar un procesos evaluativo permitirá trabajar para la estabilidad emocional que el menor de edad y la familia necesita

Haz tu consultaDetalles
Endocrinólogo
100%
Bloqueadores Procesos Hormonas
Etapa de cambios físicos

Medición de Tanner, exámenes, estatura, prevención de enfermedades, Hormonización son algunas etapas

Haz tu consultaDetalles
Dermatologo
100%
Acné Complejidad Métodos
Cambio Hormonal

El cambio hormonal genera en algunos casos cambios severos en la piel, los cuales deben ser evaluados por un experto

Haz tu consultaDetalles
Actividades
100%
Reuniones Talleres Encuentros
Asesoría de pares

Encuentros con otras familias, dinámicas, entrega de herramientas y contenidos para avanzar día a día

Haz tu consultaDetalles
Testosterona, Progesterona Inyectable
Sistema hormonal personas transexuales

LOS BLOQUEADORES HORMONALES EN PUBERES Y ADOLESCENTES

Publicado: 08 Oct 2016 | Por: Fundación Juntos Contigo | Categoría: Estudio

AUTORAS:

Luisa Mujika Flores. Licenciada en Medicina. Máster en Sexualidad Humana. Actualmente trabaja como médica escolar en un Equipo de Orientación Educativa dependiente de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía; desarrolla en los centros escolares programas de Educación para la Salud y realiza talleres de Educación Afectivo Sexual con el alumnado; ha participado como ponente en esta misma área en varias ediciones del programa Forma Joven. Posee amplio conocimiento sobre los niños y las niñas y su comportamiento en el ámbito escolar

Inmaculada (Lala) Mujika Flores. Licenciada en Psicología y Sociología. Máster en Sexualidad Humana. Es cofundadora del Centro de Atención LGTB y Documentación ALDARTE. Actualmente dirige el Servicio del Gobierno Vasco BERDINDU FAMILIAK cuestión que le hace conocer de cerca el mundo de los menores con comportamiento de género no normativo y sus familias.

PRESENTACIÓN:

El objetivo de este informe es ofrecer información y datos, los más objetivos posibles, sobre los bloqueadores hormonales en púberes y adolescentes que sirvan para enriquecer este debate. Para ello se han consultado documentos diversos que abordan esta realidad desde varias miradas (médica, social, psicológica).

Lo que se considera conductas típicas de género, y el grado de expectativa social de adherencia a un patrón convencional de género, evolucionan con el correr del tiempo. Probablemente en ningún otro periodo en la historia se ha visto un cambio tan rápido en los roles de los géneros masculino y femenino como el producido en estos tiempos. Muchas de las antiguas concepciones sobre el comportamiento de mujeres y hombres, están siendo cuestionadas y rechazadas, de forma más frecuente, por amplios sectores en nuestra sociedad.

La transmisión de valores como la igualdad respecto al género, minimiza las diferencias que tradicionalmente se han marcado entre los mismos. La sociedad se mueve, así, hacia una mayor flexibilidad e íntercambiabilidad de los roles de género. Este es el contexto en el que está apareciendo una realidad cada vez más patente como es la de l@s menores con comportamientos de género no normativos.

El informe que se presenta no pretende ser un alegato ni a favor ni en contra de los bloqueadores hormonales. Este no es el objetivo del mismo, ya que somos conscientes de la dificultad de definirse sobre un tema acerca del cual se está dando un debate social, todavía muy incipiente, sobre los pros y los contras de administrar a menores de edad un tratamiento farmacológico de estas características. Un debate que se mueve entre posiciones muy encontradas: desde quienes no dudan en reivindicar que la sanidad pública empiece a tratar a los menores con bloqueadores hormonales, hasta quienes piensan que una sociedad donde se funcione con unos roles de género menos rígidos no serían necesarios estos bloqueadores.

ALGUNOS NIÑ@S SON DIFERENTES EN SUS COMPORTAMIENTOS DE GÉNERO
(Ver: Missé Sanchez, Miguel. Guía para madres y padres de niñ@s con roles y comportamientos no-normativos. AMPGYL. Barcelona, 2012) A veces, l@s niñ@s pequeñ@s tienen comportamientos y actitudes inesperadas que no se corresponden con el género que les ha sido asignado en función de su sexo.
L@s niñ@s que varían en sus conductas de género se caracterizan por comportamientos intensos y persistentes (apariencia, gestos y manierismos, intereses, compañeros de juego) que típicamente se asocian con el otro género. A menudo, evitan o rechazan los comportamientos considerados “típicos de su sexo biológico”. Las “causas” precisas de estos comportamientos, todavía no se conocen.

¿Por qué ocurre esto?.

Generalmente se suele pensar que los hombres se comportan de forma masculina y las mujeres de forma femenina de modo natural.
Aquello que denominamos “género masculino” o “género femenino” no tiene que ver con el cuerpo en el que nacemos sino con la educación que recibimos, con el entorno que nos rodea, la sociedad en la que vivimos. El problema es que tradicionalmente se ha pensado que estos comportamientos de género estaban determinados por la biología y por ello, cuando una persona se comporta de modo distinto, pensamos que no es normal y que debe de haber algún problema biológico que explique eso.

A menudo frente a estos comportamientos, en lugar de pensar que simplemente están jugando o explorando las cosas que les rodean, suponemos que deben tener algún problema, o que algo estamos haciendo mal, que son diferentes a los demás, y además nos preguntamos si más adelante serán gays, lesbianas o transexuales.

primer lugar, estos niñ@s no tienen ningún problema, ningún trastorno, ningún desajuste biológico. Si estuviéramos sol@s en una isla desierta seguramente no tendríamos dificultades de ningún tipo.
La variación de comportamientos de género no necesariamente afecta el funcionamiento general del/la menor, y el sufrimiento asociado con esta condición es el resultado de la perniciosa crueldad del estigma social que acarrea rechazo y aislamiento. El estigma impuesto por las fuerzas sociales comunica al/la menor que “no eres un@ de nosotr@s”
Lo que es problemático es la mirada de las demás personas ante este tipo de conductas, los prejuicios sociales que existen entorno a estas vivencias. Por eso es más importante enseñar al entorno a comprender a los niñ@s que intentar cambiar el comportamiento de ést@s.

En segundo lugar, dado que estos niñ@s no tienen ningún problema, tampoco debemos plantearnos que la familia esté haciendo nada negativo. Negativo sería reprimir o castigar estos comportamientos, porque daña la autoestima y la seguridad de l@s niñ@s. Pero acompañarles, escucharles, explicarles, apoyarles…

Nada de eso es negativo.

En cuanto a la Transexualidad, es una posibilidad pero tampoco tiene porque ser el único camino posible.

El hecho de que un niñ@ se comporte o se identifique durante una etapa de su infancia con otro rol de género no tiene porque querer decir que se vaya a identificar siempre con ese género. Quizás simplemente se sienta femenino en algunos aspectos sin que ello implique que no se sienta hombre, o masculina sin que ello implique que no se sienta mujer.

No todo se reduce al género

A veces, frente a estas situaciones, estos comportamientos puntuales y cotidianos acaban eclipsando el resto de detalles de la personalidad de l@s niñ@s. Es decir que la personalidad de un@ niñ@ (y de un adulto) es muchas cosas más allá de la expresión de género. Esta cuestión es importante pero no debe monopolizar nuestra atención ni convertirse en la principal característica para describir a una persona. Seguramente aparte de vestirse con determinada ropa o jugar con determinados juguetes también hace muchas más cosas. Y es importante saber ver más allá de estas actitudes masculinas y femeninas.

Madres y padres de menores con comportamientos de género no normativos. El papel que desempeñan las familias en el desarrollo psicológico y social de l@s niñ@s, implica un gran poder que puede ser tanto beneficioso como perjudicial. Las actitudes de los padres y las madres van desde las muy positivas a las muy negativas.
Las familias que confrontan la realidad de un hijo con comportamientos de género no normativos, a veces experimentan confusión, refiriéndose a su realidad vivida con términos como “increíble”; “nunca nos imaginamos que esto fuera posible”. Esta realidad puede ser vivida por el padre o la madre como incompatibles con sus experiencias y expectativas fundamentales. Aún cuando son conscientes de que estas cosas suceden, las familias comúnmente tienen la sensación de que “estas cosas les pasan a otra gente”, es decir no se sienten preparadas para asumir esta realidad personal.
Otra perspectiva en este mismo fenómeno es el concepto de pérdida y duelo: la pérdida del/a niñ@ idealizad@ conlleva un proceso puntuado por estados emocionales dispares (por ejemplo, shock, enojo, negación, regateo) que eventualmente se resolverían a través de la aceptación y la integración emocional Las acciones diseñadas para “desalentar conductas de género no normativas” a menudo cometidas por madres y padres con “buenas intenciones”, exigen del/a niñ@ un cambio que es imposible. Hay familias que creen de forma incorrecta que los comportamientos de género de sus hij@s están bajo control voluntario y pueden ser cambiados.>

La presión social, las creencias culturales y religiosas, el temor a lo desconocido, y la ausencia de referencias normativas son otras fuerzas que conspiran en favor del rechazo. A pesar del cambio gradual de la sociedad hacia una mayor aceptación de la diversidad sexual y de género, todavía el respeto pleno es un ideal lejano en muchos sectores sociales.

Se entiende el temor manifestado por algunas familias a un futuro desconocido (“¿Qué orientación sexual tendrá mi hijo?” “¿Formará pareja, será feliz?”) y se debe a la ausencia de referencias positivas. Muchos padres y madres basan sus creencias en lo imaginado y los prejuicios sociales. Las fuentes de información usuales para aprender sobre el desarrollo de l@s niñ@s y el rol de padres y madres (abuelas y abuelos, parientes, amistades) no están capacitadas para facilitar una información válida respecto al desarrollo de niñ@s con comportamientos de género no normativos, ya que estas personas también carecen de experiencia válida y están sujetas a los mismos prejuicios y distorsiones sociales. Otra fuente habitual de consulta son las personas expertas (por ejemplo, el/a pediatra, y los/las profesionales de salud mental infantil), frecuentemente carecen de conocimientos adecuados y pueden tener una concepción sesgada que sostiene que solo el género tradicional y la heterosexualidad son normales, mientras que otras alternativas representan estados patológicos.

LOS BLOQUEADORES HORMONALES EN PUBERES Y ADOLESCENTES
En nuestro medio este tratamiento farmacológico está basado en la experiencia de la Clínica de Género de Amsterdan, en la cual en el año 2000 se inicia un protocolo, con 70 personas, de supresión de la pubertad con el uso de análogos de las hormonas liberadoras de las gonadotrofinas (GnRHa); no cabe duda de que el protocolo seguido en esta clínica ha sido pionero y ha desempeñado un papel de liderazgo internacional. El grupo está compuesto por adolescentes, chicos y chicas, con GID de al menos 12 años en estadios de desarrollo puberales 2-3 de Tanner. La supresión de la pubertad con análogos de las gonodatrofinas ha sido usado desde los años 80 para tratar la pubertad precoz de origen central, en el protocolo se utilizan dosis comparables a las usadas en esa patología.

Estas primeras 70 personas participantes en este protocolo entre 2000 y 2008, mostraron un mejor funcionamiento psicológico, ninguna optó por abandonar el tratamiento supresor, y todas comenzaron posteriormente con tratamiento hormonal cruzado para la reasignación de sexo. El seguimiento posterior de este grupo muestra que estas personas habían mejorado los síntomas conductuales, emocionales y depresivos con pruebas psicométricas. (8. Children and Adolescents With Gender Identity Disorder Referred to a Pediatric Medical Center.)

Acceda al docuento completo haciendo presión sobre el botón de abajo.

Bloqueadores


Ayúdanos a cumplir estas metas

Súmate a la iniciativa, tu puedes cambiar la vida de un niño y niña o el de una familia

Cirugía de reasignación sexual
Estudio sobre infancia transgenero

RESULTADOS PSICOLÓGICOS TRAS LA PUBERTAD, BLOQUADORES HORMONALES Y REASIGNACIÓN SEXUAL

Publicado: 08 Oct 2016 | Por: Fundación Juntos Contigo | Categoría: Estudio

Autores:

Annelou L.C. de Vries, MD, PhD,a Jenifer K. McGuire, PhD, MPH,b Thomas D. Steensma, PhD,a Eva C.F. Wagenaar, MD,a Theo A.H. Doreleijers, MD, PhD,a and Peggy T. Cohen-Kettenis, PhDa aCenter of Expertise on Gender Dysphoria, VU University Medical Center, Amsterdam, Netherlands; and bDepartment of Human Development, Washington State University, Pullman, Washington.

Lo que se conoce sobre este tema: la supresión de la pubertad se a convertido rápidamente en parte de la gestión clínica habitual de protocolos para adolescentes transexuales. Hasta la fecha, sólo hay evidencia limitada de la efectividad a largo plazo de este enfoque después de un cambio de sexo (hormonas del sexo opuesto y cirugía).

Lo que este estudio añade: En la edad adulta, la disforia de género se había resuelto, el funcionamiento psicológico había mejorado de manera constante y el bienestar era comparable a los compañeros de la misma edad. El protocolo del área clínica incluye la supresión de la pubertad proporcionando a éstos jóvenes anteriormente con discordancia de género, la oportunidad de convertirse en adultos jóvenes exitosos.

Antecedentes: En los últimos años, la supresión de la pubertad por un medio liberador de gonadotropina, análogos de la hormona ha sido aceptado en el manejo clínico de los adolescentes con disforia de género (GD). El presente estudio es la primera evaluación longitudinal a largo plazo de la eficacia de este enfoque.

Métodos: Un total de 55 adultos jóvenes transgénero (22 mujeres trans y 33 hombres trans) que habían recibido en la pubertad la supresión durante la adolescencia. Se evaluaron 3 veces: antes de iniciar con bloqueadores.

(Edad media, 13,6 años), cuando se introdujeron las hormonas del sexo opuesto.

(Edad media, 16,7 años), y al menos 1 año después del tratamiento.

Se sometieron a cirugía (edad media, 20,7 años).

La imagen corporal funcionamiento psicológico (GD, el funcionamiento global, la depresión, la ansiedad, emocional y problemas conductuales).

Objetiva (funcionamiento social y educativa / profesional).

Subjetiva (calidad de vida, la satisfacción con la vida y la felicidad) fueron los ejes investigados.

RESULTADOS: Después de un cambio de sexo, en la edad adulta, la DG alivio y el funcionamiento psicológico había mejorado de manera constante. El bienestar fue similar o mejor que los adultos jóvenes de la misma edad de la población general. Las mejoras en el funcionamiento psicológico se correlacionaron positivamente con el bienestar subjetivo postquirúrgico.

CONCLUSIONES: Un protocolo clínico de un equipo multidisciplinario de profesionales de la salud, médicos y cirujanos, incluyeron bloqueadores de la pubertad, seguido por las hormonas del sexo opuesto y cirugía de reasignación sexual a los jóvenes con discordancia de género que buscan un cambio y se realiza a los inicios de la pubertad en adelante, esto da la oportunidad de convertirse en adultos jóvenes con buena proyección hacia su adultez plena. Pediatrics 2014; 134: 1-9.

Acceda al docuento completo haciendo presión sobre el botón de abajo.

Estudio


Ayúdanos a cumplir estas metas

Súmate a la iniciativa, tu puedes cambiar la vida de un niño y niña o el de una familia